ClickHabana Viajes



Plaza del Cristo

La Plaza del Santo Cristo del Buen Viaje (siglo XVII) toma su nombre de la Ermita homónima, a la que tradicionalmente acudían los marinos al partir o regresar, para solicitar o agradecer la protección contra las eventualidades que se presentaban durante las largas travesías de entonces. Está presidida por la fachada del templo, y en sus predios coexisten en armonía exponentes arquitectónicos de distintas épocas.

Descripción

Autor:Dirección de Patrimonio Cultural

Toma su nombre de la iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje, a la que tradicionalmente acudían los marinos al partir o regresar, para solicitar o agradecer la protección contra las eventualidades que se presentaban  durante las travesías.

Primero se levantó allí el para entonces remoto Calvario, algo alejado del núcleo fundacional, y más tarde la ermita del Humilladero, estación final de las procesiones de Cuaresma. Luego fue conocida como Plaza Nueva, quitándole su nombre a la que hoy se llama Plaza Vieja. En un tiempo se le llamó  "plaza de las Lavanderas", por el gran número de africanas de este oficio que allí se reunían antes de asistir a misa en la vecina iglesia. Después de la desaparición del mercado la plaza recibió un arbolado que aún la caracteriza.

La fachada del templo preside la plaza por la calle Villegas,  en tanto Teniente Rey, Bernaza y Lamparilla también dan acceso a ella. Otras dos calles mueren en ese espacio: la calle del Cristo, de una sola cuadra, y la más antigua calle de la Amargura.

La intervención realizada en 1975 remodeló el espacio y trasladó hacia una ubicación cercana a la calle Bernaza, frente a la puerta del colegio de los padres agustinos que para entonces allí existía,  un sencillo monumento al poeta mestizo Gabriel de la Concepción Valdés (Plácido). También se creó un espacio pavimentado frente a la puerta lateral de la iglesia con un cantero circular central donde fue sembrado un árbol de bella floración de color rojo, conocido como Cardenal.

Aunque todo hace suponer que la plaza fue un gran espacio abierto y rectangular con sólo la iglesia cerrando la calle Amargura, debido al crecimiento constructivo urbano la actual plaza es un espacio en forma de Ele. En su perímetro se encuentran exponentes arquitectónicos de distintas épocas.

Su historia y la existencia de la hermosa iglesia del Santo Cristo acreditan su inclusión en el  sistema de plazas del Centro Histórico de La Habana.

Villegas, Teniente Rey, Bernaza y Lamparilla, La Habana Vieja

Imágenes

Los más valorados

  • Plaza de la Catedral

    La Plaza de la Catedral es la más conocida de las plazas habaneras, y una de las más armoniosas de América Latina. Rodeada de impresionantes mansiones del siglo XVIII, y habitada durante el día por turistas, transeúntes, vecinos y artesanos artistas con su obra, es un sitio bullicioso, pero acogedor y monumental; una visita obligada para los visitantes foráneos, tanto por su belleza como por sus innegables valores patrimoniales.

  • Plaza de Armas

    La Plaza de Armas es la primera de las plazas habaneras, y está considerada el corazón de la antigua ciudad. Su ubicación se vincula con la tradición del primer cabildo celebrado el 16 de noviembre de 1514 bajo una frondosa ceiba, muy cerca del litoral, para dar los primeros pasos en la creación de la entonces villa de San Cristóbal de La Habana.

  • Paseo del Prado

    El Paseo del Prado o de Martí, también conocido como Alameda de Extramuros o de Isabel Segunda, fue por muchos años la avenida más importante y de mayor belleza de La Habana.

Newsletter