ClickHabana Viajes



Museo Castillo de La Real Fuerza

El Castillo de La Real Fuerza (siglo XVI) constituye la primera fortaleza de estilo renacentista italiano en América (1577), y exhibe, como pieza más importante, la escultura fundida en bronce más antigua de Cuba, La Giraldilla, actualmente símbolo de la Ciudad de La Habana. El Museo que en él radica hoy día está dedicado a resaltar los valores patrimoniales de la edificación, y a preservar el patrimonio arqueológico subacuático y naval de la Isla por medio de una interesante y vasta colección.

Descripción

Autor:Dirección de Patrimonio Cultural

Inaugurado el 6 de junio de 2008, luego de una intensa labor de restauración realizada por la Oficina del Historiador de la Ciudad y otras instituciones, el Museo Castillo de La Real Fuerza, enclavado en una de las edificaciones más antiguas de la ciudad (1558-1577), resalta la importancia de la bahía habanera para la fundación de la villa de San Cristóbal de La Habana en sus márgenes.

La fortificación –que formó parte del primer sistema defensivo contra ataques de los franceses en el siglo XVI– fue almacén, desde 1602, de los valores transportados por las flotas de Nueva España y Tierra Firme durante su estancia en La Habana, y residencia de los gobernadores y capitanes generales de la Isla.

Una sala monográfica constituye el espacio fundamental del museo, donde se encuentra la maqueta de la fortaleza a escala de 1:100, que ilustra la evolución constructiva de este edificio, basada en un plano de 1691 de La Plaza de Armas y sus alrededores.

La Giraldilla, primera escultura fundida en La Habana, símbolo de la ciudad y obra de Jerónimo Martín Pinzón, se atesora en la fortaleza, sitio primigenio para el que fue creada. Figura femenina realizada en bronce, fue colocada, a modo de veleta, sobre la torre añadida al castillo por orden del gobernador de la ciudad Don Juan Bitrián de Viamonte, cuyo mandato abarcó desde 1630 al 1634. También se exhiben en sus áreas expositivas hallazgos de objetos relacionados con la vida y funciones del castillo entre los siglos XVII y XVIII, encontrados por el Gabinete de Arqueología en las excavaciones en el interior de la edificación.

En la antigua fortaleza encontramos los antecedentes de la navegación en el área geográfica del Caribe, la historia de las construcciones navales en Cuba desde el siglo XVI, herramientas para trabajar la madera –usadas por las comunidades aborígenes cubanas–, y los resultados de investigaciones acometidas en Cuba en el campo de la arqueología subacuática. En otros espacios de la monumental edificación se exhiben instrumentos de navegación y diversos modelos navales como el del trasatlántico español Juan Sebastián Elcano (1926) y el del Santísima Trinidad, botado al mar en el Real Astillero de La Habana en 1769 y bautizado con el sobrenombre de El Escorial de los Mares.

Calle O'Reilly núm. 2 e/ Ave. del Puerto y Tacón, La Habana Vieja.
Teléfonos: 864 44 89,89 y 90

 

 

Imágenes

Los más valorados

  • Plaza de la Catedral

    La Plaza de la Catedral es la más conocida de las plazas habaneras, y una de las más armoniosas de América Latina. Rodeada de impresionantes mansiones del siglo XVIII, y habitada durante el día por turistas, transeúntes, vecinos y artesanos artistas con su obra, es un sitio bullicioso, pero acogedor y monumental; una visita obligada para los visitantes foráneos, tanto por su belleza como por sus innegables valores patrimoniales.

  • Plaza de Armas

    La Plaza de Armas es la primera de las plazas habaneras, y está considerada el corazón de la antigua ciudad. Su ubicación se vincula con la tradición del primer cabildo celebrado el 16 de noviembre de 1514 bajo una frondosa ceiba, muy cerca del litoral, para dar los primeros pasos en la creación de la entonces villa de San Cristóbal de La Habana.

  • Paseo del Prado

    El Paseo del Prado o de Martí, también conocido como Alameda de Extramuros o de Isabel Segunda, fue por muchos años la avenida más importante y de mayor belleza de La Habana.

Newsletter