ClickHabana Viajes



Fortaleza San Carlos de la Cabaña

La Fortaleza San Carlos de La Cabaña es la más grande edificación militar construida por España en América. Su diseño constituye un exponente del cambio experimentado en los sistemas defensivos durante el siglo XVIII, debido a los progresos de la artillería. Desde su construcción, está estrechamente unida a una de las más arraigadas tradiciones de La Habana: el Cañonazo de las Nueve, hoy día toda una atracción turística. Asimismo, alberga en sus bóvedas al Museo de la Comandancia del Che, y sirve como sede a grandes acontecimientos culturales por la amplitud de sus bien conservadas áreas exteriores.

Descripción

Autor:Dirección de Patrimonio Cultural

La posesión de la loma de La Cabaña por las tropas británicas, durante el ataque inglés a La Habana, facilitó el ataque al Morro y a la ciudad hasta lograr su rendición. Al recuperar los españoles La Habana, el rey Carlos III ordenó construir una fortaleza en este sitio sin escatimar recursos. Bajo la dirección del ingeniero militar Silvestre Abarca, comenzó a edificarse el Fuerte de San Carlos de la Cabaña en 1763 y culminó en 1774.

La posición estratégica, su enlace con el fuerte del Morro, y las 10 ha que ocupa la convirtieron en la mayor de la Isla y la primera de América. Su diseño, que aplica los conceptos más avanzados de la ingeniería militar del siglo XVIII, es muy complejo por la variedad de sus elementos.

Durante las guerras de independencia la Cabaña sirvió de prisión, y su foso fue sitio para fusilamientos. En el siglo XX desapareció el carácter defensivo de la fortaleza, que cumplió funciones de almacén, alojamiento de tropas y prisión.

Al triunfo de la Revolución la Cabaña fue tomada por el comandante Ernesto Che Guevara y allí radicó su comandancia. En el sitio donde estuvieron sus oficinas se abrió un museo.

Los trabajos de restauración de la Cabaña se iniciaron en 1986, en una labor coordinada entre el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y la Oficina del Historiador de la Ciudad para crear el Parque Histórico Morro-Cabaña. Cuenta en la actualidad con un Museo de Armas y es sede de actividades culturales y recreativas; sobresale entre ellas la tradicional ceremonia del disparo del Cañonazo de las Nueve, que noche tras noche puede ser apreciada por los visitantes.

Ribera Este del canal de entrada a la bahía de La Habana

Imágenes

Los más valorados

  • Plaza de la Catedral

    La Plaza de la Catedral es la más conocida de las plazas habaneras, y una de las más armoniosas de América Latina. Rodeada de impresionantes mansiones del siglo XVIII, y habitada durante el día por turistas, transeúntes, vecinos y artesanos artistas con su obra, es un sitio bullicioso, pero acogedor y monumental; una visita obligada para los visitantes foráneos, tanto por su belleza como por sus innegables valores patrimoniales.

  • Plaza de Armas

    La Plaza de Armas es la primera de las plazas habaneras, y está considerada el corazón de la antigua ciudad. Su ubicación se vincula con la tradición del primer cabildo celebrado el 16 de noviembre de 1514 bajo una frondosa ceiba, muy cerca del litoral, para dar los primeros pasos en la creación de la entonces villa de San Cristóbal de La Habana.

  • Paseo del Prado

    El Paseo del Prado o de Martí, también conocido como Alameda de Extramuros o de Isabel Segunda, fue por muchos años la avenida más importante y de mayor belleza de La Habana.

Newsletter