ClickHabana Viajes



Castillo de Santo Domingo de Atarés

El Castillo de Santo Domingo de Atarés (siglo XVI), ubicado en la Loma de Soto -desde donde se domina parcialmente la Bahía-, forma parte de una trilogía de fortificaciones para completar la defensa de la Villa de San Cristóbal en sus puntos vulnerables, después de la fallida experiencia de la Toma de La Habana por los ingleses.

Descripción

Autor:Dirección de Patrimonio Cultural

Su construcción se inició en 1763, conjuntamente con la de la fortaleza de La Cabaña, debido a la necesidad de completar la defensa de la villa en sus puntos vulnerables después de la experiencia de la toma de La Habana por los ingleses.

En tal sentido, el plan establecido por el conde de Ricla, Capitán General de la Isla, contemplaba la creación de una trilogía de fortificaciones que cruzara sus fuegos y protegiera la comunicación de la ciudad con los campos vecinos. Fue esta la primera en concluirse.

Ubicada en la loma de Soto, sitio desde donde se domina parcialmente la bahía, posee una planta que se aproxima a un exágono irregular, sin baluartes, coronado en sus vértices por sendas garitas de planta igualmente exagonal, lo que corresponde con las formas empleadas para estos elementos durante el siglo XVIII.

Además, complementa esta fortaleza un camino cubierto terraplenado, cortado por seis traveses distribuidos en la cercanía de los vértices; una pequeña Plaza de Armas Central, rodeada de construcciones para alojamiento, almacenes y otros servicios, en cuyas azoteas fueron acondicionadas plataformas para establecer la artillería, y un foso perimetral.

Fábrica e/ Arroyo y Gancedo, La Habana Vieja

Imágenes

Los más valorados

  • Plaza de la Catedral

    La Plaza de la Catedral es la más conocida de las plazas habaneras, y una de las más armoniosas de América Latina. Rodeada de impresionantes mansiones del siglo XVIII, y habitada durante el día por turistas, transeúntes, vecinos y artesanos artistas con su obra, es un sitio bullicioso, pero acogedor y monumental; una visita obligada para los visitantes foráneos, tanto por su belleza como por sus innegables valores patrimoniales.

  • Plaza de Armas

    La Plaza de Armas es la primera de las plazas habaneras, y está considerada el corazón de la antigua ciudad. Su ubicación se vincula con la tradición del primer cabildo celebrado el 16 de noviembre de 1514 bajo una frondosa ceiba, muy cerca del litoral, para dar los primeros pasos en la creación de la entonces villa de San Cristóbal de La Habana.

  • Paseo del Prado

    El Paseo del Prado o de Martí, también conocido como Alameda de Extramuros o de Isabel Segunda, fue por muchos años la avenida más importante y de mayor belleza de La Habana.

Newsletter